Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Virtudes e Incertidumbres de la selección mexicana: Una reflexión sobre la era de José Manuel de la Torre

La selección mexicana está viviendo una etapa de goce y es que desde que José Manuel “El Chepo” de la Torre ha tomado el mando los descalabros han sido mínimos y las glorias han caído a puños.

“El Chepo” llego a la dirección técnica del TRI con muy poco tiempo como entrenador profesional, sin embargo sus éxitos, tanto en Guadalajara como en Toluca, de inmediato lo catapultaron a ostentar este título que muchos quieren pero pocos son aptos para él.

27 partidos los que ha dirigido, 20 triunfos, 4 empates y sólo 3 derrotas. Los descalabros, el primero fue en contra de Brasil el año pasado, después fue Colombia en un amistoso y por último y el más doloroso contra Estados Unidos en el Azteca, una derrota histórica para el seleccionado nacional que todavía pega en los corazones de muchos de nosotros a pesar de haber sido un cotejo amistoso.

La Copa Oro del año pasado fue el primer referente de lo que sería la “Era del Chepo”, le pasó por encima a todos y en la final a Estados Unidos lo humilló con una goleada a domicilio, con tal vez el mejor nivel que yo le he visto a Giovanni en cuanto a la selección se refiere.

En tiempos paralelos, la sub-23 de la mano de Luis Fernando Tena se fue a Ecuador a intentar brillar en la Copa América, pero un escandalo de faldas, borrachera y demás separó del equipo a tal vez las figuras de aquel combinado, con esto la peor exhibición de un representativo mexicano en esta competencia se consumó, iniciando un periodo de críticas en contra de “El Flaco” Tena y su dudosa capacidad para ser la mano derecha de De La Torre.

Después vinieron unos niños de menos de 17 años para volver a poner en alto el nombre de México en la escena futbolística. Aquí en el país como anfitriones la Sub-17 se volvió a coronar campeón del mundo frente a Uruguay en un torneo que será recordado por la semifinal en contra de Alemania y por “La Momia” Julio Gómez y su heroico gol.

Entrando este año venía la prueba oficial de la selección mayor, las eliminatorias rumbo a Brasil facilitó, sin alarde, pero eso sí, con mucha crítica por parte de la prensa, “El Chepo” llevó caminando y sin sudar a la selección al hexagonal Final.

Llegaron las olimpiadas y con el fantasma de Haití, Sanfer, Landín y Esqueda, todavía rondando los escenarios, el preolímpico de Tena, perdió el miedo y llegó a Londres, donde Oribe, Dos Santos, Fabián, Enríquez, Mier y Herrera, me dieron y, le dieron al país una de las mayores alegrías en cuanto a este hermoso deporte se refiere, consiguiendo la medalla de oro y alejando toda duda acerca de Luis Fernando Tena y claro, “El Chepo”.

Efectividad, éxito, seriedad, solidez, trabajo, pueden ser adjetivos que definan a José Manuel de la Torre como entrenador, ha demostrado que los protagonismos, los escándalos, las indisciplinas y los problemas extra cancha no afecten a sus pupilos.

Ahora, el año entrante será de pruebas para esta selección muy peculiar, que cambio la picardía y el carisma por el orden y la personalidad. El hexagonal donde los rivales aun siendo de CONCACAF, serán más bravos; después la Copa Oro, que si bien un equipo alternativo por parte de México nos representará en este torneo, se tiene la obligación de defender el título; y por último y lo más importante, La Copa Confederaciones, donde ahora sí los rivales TODOS,  igualan o superan en cuanto a nivel al tricolor, una prueba en donde José Manuel deberá demostrar si este cambio de estilo en el juego mexicano era lo que le hacia falta para saltar el “ya merito”.

Virtudes:

  • La seriedad que ha adquirido la Selección y cada uno de sus jugadores, así como el respeto que ahora se le tiene al uniforme.
  • Una solidez defensiva que pocas veces antes había visto yo en una selección mexicana, no importa como se llamen los centrales, por arriba y en balón parado México ya no es el flan que solía.
  • Una delantera que sabe aparecer en momentos importantes, tanto Oribe como el Chícharo han demostrado que cuando se les requiere sacan de lo más hondo de sus botines una jugada “Mágica”.
  • Efectividad. Ya no es, “jugamos como nunca y perdimos como siempre” ahora se gana, a veces como sea, pero se gana.
  • Regresó el Gigante de CONCACAF, cualquier duda que se haya podido generar sobre quién es el mandón en esta confederación ha sido borrada.
  • Se renovó la generación de manera exitosa, los juveniles como Herrera, Enríquez, Mier, etc., se han acoplado de manera muy adecuada a lugares que han ido dejando jugadores como Márquez o Torrado.
  • Por último, la continuidad, no importa si sea el Chícharo y su velocidad los que estén adelante, o De Nigris y su presencia de área, México siempre juega igual. No importa si el rival es el equipo de mi cuadra o la Naranja Mecánica, el TRI del Chepo sigue con su estilo. Dejó en el pasado eso de mimetizarse al juego del rival, si era Brasil jugaba muy bien y si era Trinidad y Tobago se le olvidaba como tratar el balón.

Incertidumbres:

  • La falta de contundencia, es verdad que es la época del Chicharito el que probablemente le quite el récord de mejor goleador en la selección a Borgetti. También Oribe trae una inercia goleadora como pocos. Giovanni está en la edad de madurar futbolísticamente y convertirse en el crack que todos queremos ver, pero ni con todos ellos, México es un equipo goleador, le cuesta mucho anotar, oportunidades le sobran, pero el marco se le hace pequeño.
  • Ya no hay espectáculo en el juego mexicano, no importa si el equipo de enfrente no tiene argumentos y está abierto para una goleada esta selección se ordena primero y después busca el ataque no se desboca, es precavida y a veces aburrida.
  • Los llamados muchas veces son sorpresivos, “El Chepo” ya se está haciendo de jugadores que sólo él les ve argumentos para representar a México, como Torres Nilo o Barrera, que sin duda ocupan plazas de otros que están en mejor momento como Vela o Jonathan que al parecer siguen castigados o en la portería. Cirilo u Orozco no tienen las oportunidades de Talavera, que aunque soy Diablo de corazón he de confesar que no está en su mejor momento.
  • Por último, el cambio generacional, hasta el momento el técnico nacional ha sabido como ir integrando a los jóvenes a esta selección pero en dos años, serán más los que se irán sumando y los triunfos pasados de las selecciones juveniles nos obligan a pensar que tienen que estar en dos años en la mayor, esto representa un reto para José Manuel que tendrá que saber incorporarlos sin desordenar el estilo.

 Texto: Jorge Flores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en octubre 18, 2012 por en Actualidad y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: