Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

La edad muda

Yoshitomo Nara

¿Y dónde quedan los niños?

La niñez ha sido relegada, porque no hay otra palabra, a un estado de conformidad impuesta por el mundo adulto, olvidando las necesidades propias de su condición de infantes en materia lúdica, afectiva y educativa.

La ciudadanía en una gran parte del mundo se obtiene a los 21 años, en nuestro país a los 18. ¿Y antes qué somos?

En cuestión política, entendiendo esto en términos de vida pública, con todo lo que implica: la respuesta se aproxima a nada.

La vida pública incluye el contexto familiar, siendo el individuo y la familia, átomo y molécula de lo social.  Comúnmente, la infancia es entendida como una etapa en la que el individuo es incompleto, sus juicios incorrectos. Y así, las figuras de autoridad toman las decisiones de la niñez desde una postura, muchas veces intransitiva, escudándose en discursos que redundan de una u otra manera en “yo sé lo que es bueno para ti”.

Yoshitomo Nara

Los niños no son idiotas. Creerlo nos coloca en esa misma apreciación para el tiempo en el que fuimos pequeños y sólo perpetúa el error del descuido en el que este importante sector de la sociedad se encuentra. Si la niñez prepara al individuo para la vida adulta, habrá que prestar más atención en la construcción equilibrada de la educación que permita que los niños de hoy sean los adultos responsables y maduros de mañana, y para esto, el contexto cívico es fundamental, porque la ciudad promueve en lo físico y lo simbólico, la convivencia sana con el entorno y con el otro.  La ciudadanía puede y debería ser obtenida e instruida desde los primeros años, adquiriendo derechos y obligaciones conforme uno pueda llevarlos a cabo.

De otra forma, la niñez seguirá muda.

Mencionado en mi artículo anterior, recomiendo una vez más el texto sobre el caso de construcción ciudadana en Nickelodeon. En el análisis de este estudio, queda claro que la niñez es una etapa sumamente perceptiva de las sutilezas, es un público inteligente que probablemente entienda mejor lo que es ser ciudadano que nosotros que ya llevamos el sustantivo. El objetivo de Nickelodeon, a grandes rasgos, fue crear un espacio, más que un canal, donde la niñez se rigiera por sus propias normas simbólicas, promoviendo actitudes comunitarias de identidad y participación, propias de una nación virtual que es, en este caso, la marca. La orfandad lúdica, afectiva y educativa en la que la infancia en general se encuentra, se alivia en cierto grado y da cuenta de la capacidad de entendimiento de los conceptos atribuidos a la política, que los niños quizás no comprendan del todo, pero a diferencia de quienes supuestamente ya somos maduros ciudadanos, pueden llevar a cabo: la tolerancia, la responsabilidad, ser proactivos y un largo etcétera. Sí, una marca está educando: ¿Dónde está la sociedad, dónde el Estado?

Cabe destacar ahora la obra de Yoshitomo Nara, artista japonés, en la que luego de una rápida lectura de las imágenes nos toparemos con niños y niñas lastimados, con expresiones algunas veces indiferentes, unos fuman, otros se bañan en tazas de café, algunos están a punto del suicidio, pero una constante es que en su rostro se nota, inequívoco, el malestar y el enojo hacia un mundo que los orilla a no ser nunca más niños.

El mensaje no es ningún secreto: Los niños están encabronados.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto: Adrián García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en octubre 28, 2012 por en Artículos, Ciudadanía y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: