Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Pensar un futuro más amable

La Universidad de Guanajuato condecoró al pensador francés Edgar Morin con el Doctorado Honoris Causa. En una ceremonia en toda forma, personalidades del cuerpo académico de la UG hablaron sobre la trayectoria de Morin, su obra y su importancia en el campo del saber. Luego de la reseña y las sentidas palabras del rector, habló el doctor Morin en agradecimiento al título otorgado, alabando la belleza extraña de la ciudad de Guanajuato y a la labor de la casa de estudios que lo recibe desde hoy con un cálido gesto, incluyendo una fanfarria para sexteto de vientos metálicos que celebró al francés.

Luego del preámbulo, un Edgar Morin pequeño y encorvado que meditaba profundamente las palabras que le iban dirigidas en los discursos de la ceremonia con el rostro oculto bajo la mano posada en su frente, se incorporó y caminó al estrado. Apenas unas hojas eran el apunte de la magistral conferencia. Morin se instaló detrás de los micrófonos para rejuvenecer en cuanto lanzó la pregunta: ¿Qué es humanismo?

A continuación fuimos testigos, todo el auditorio central de la Universidad de Guanajuato, de una visión cabal de la vía real que puede guiar el desarrollo de la civilización hacia un futuro menos incierto.

Morin es el pionero del Pensamiento Complejo, consistente en estudiar los fenómenos del devenir natural, histórico, social y cultural del Hombre en conjunción con su entorno desde la multi y la transdisciplinariedad. Este entramado de conocimientos queda a la altura de los fenómenos a estudiar falsamente pensados de manera aislada: la trama de la humanidad es compleja y así debe ser su comprensión.

Con calidez, con soltura, con todo gusto y con toda hermosura, el hombre en el estrado hablaba sobre la búsqueda de una verdad pura, imposible de conseguir sin emociones. El pensamiento complejo también debe sentirse, es parte de las múltiples dimensiones de lo humano: lo afectivo.

Una visión cósmica, apuntó Morin, se ha dejado en el olvido, el hombre es uno con el universo y la naturaleza, somos herederos de miles de millones de años de constante evolución desde un conjunto de átomos hasta ser lo que ahora somos y que tan poco apreciamos.

El humanismo real contemplará toda la incalculable riqueza de perspectivas que lo humano, en su dimensión natural, individual, social y cultural, tienen para ofrecer, sin olvidar en ningún momento el vínculo con el Todo. Somos parte de la urdimbre de un gran organismo hermoso.

Pero hay nubes oscuras sobre todos nosotros: siempre en conflicto, los principios del Yo y del Nosotros. Necesitamos entendernos sí como individuos, pero sin menospreciar la fuerte unión que tenemos con el prójimo. Los obstáculos y crisis que enfrenta ahora el mundo se resolverán en la acción colectiva e inteligente, en la complejidad: racional, crítica, pero también vehemente.

Texto: Adrián García

Fotografía: Imágenes varias, web

Anuncios

Un comentario el “Pensar un futuro más amable

  1. Pingback: Cortázar y los puentes « Disonancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 14, 2012 por en Actualidad, Actualidad, Eventos, León, Recomendaciones.
A %d blogueros les gusta esto: