Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

El corazón de Guanajuato, Salamanca

Primero que nada: sé y tengo presente que al escuchar “Salamanca” lo primero que les viene a la cabeza es la refinería, la contaminación, etc.  Y cómo culparlos. La verdad es que casi nadie conoce o habla bien de Salamanca aunque, siendo la ciudad más contaminada del estado, tampoco hacen mucho por ayudar.  En toda la ciudad no hay ningún parque o zona de áreas verdes.  La única vez que en verdad se hizo famosa Salamanca fue hace algunos años, cuando se incendió un kilómetro del río Lerma debido a todos los desechos tóxicos que arrastraba.  Imágenes en las noticias sorprendieron al ver a los bomberos apagando el Río.

Salamanca no es sólo el agujero oscuro y mortífero que todos se imaginan, creo que es el corazón de Guanajauto, porque si Salamanca llega a fallar, todo Guanajuato explota.  (Bueno, no todo, pero mínimo  100 kilómetros a la redonda sí explota junto con nosotros (ja)).  Por otro lado, Salamanca tiene varias cosas que vale la pena conocer y visitar.  Por ejemplo, el ex Convento de San Agustín, que fue la única razón para que los Reyes de España vinieran a esta ciudad.  Cuenta con once retablos churriguerescos terminados en finas láminas de oro, de los cuales resaltan los dedicados a Santa Ana y San José.  Este último mide aproximadamente 15 metros de alto y 10 de ancho y, entre otros detalles, ostenta 30 diferentes rostros.  También hay retablos de estilo barroco, su púlpito es de origen oriental con incrustaciones de marfil y tiene un órgano monumental. La iglesia se encuentra situada a escasos metros del río Lerma y antecedida por la plaza cívica Miguel Hidalgo, que anteriormente era el atrio.

El ex Convento de San Juan de Sahagún es un lugar que tampoco pueden perderse.  Siempre hay exposiciones de arte, ya sean figuras de plomo, cera escamada, arte urbano etc. Además de que en sus patios se encuentra una cafetería donde puedes pasar muy rico el tiempo en esos jardines llenos de historia,  junto con un rico café o postre.  Dentro de este recinto se encuentra la casa de la cultura, sólo que en el primer patio.  El edificio es muy grande y antiguo.  En todos sus años se ha usado prácticamente para todo, pero en estos momentos guarda en sus paredes talleres de música, fotografía, pintura, algunos escenarios pequeños, librería, y en épocas decembrinas se expone el famoso Nacimiento de cera representativo de Salamanca. También se imparten clases para trabajar la cera.

A tan solo a una cuadra de allí se encuentra el Templo del Señor del Hospital, ubicado frente a la plaza principal. En el altar principal sobresale la imagen de un Cristo Negro -el cual es conocido como El Señor del Hospital- albergado en un nicho en arco de medio punto, rodeado por columnas pareadas de capitel compuesto, mismas que sostienen un entablamento decorado con relieves vegetales en dorado.  Se dice que este Cristo es muy milagroso y que se puso negro después de absorber el veneno que amenazaba la vida de un sacerdote.  Existe un día de peregrinación hacia el Cristo Negro.  Yo vivo en un pueblo a ocho kilómetros del centro -se llama Cárdenas- y mi familia acostumbra hacer esa marcha al Cristo Negro.  He observado que casi ningún Salamantino va; somos más peregrinos de Irapuato, Cárdenas, Mendoza, etc.

Son lugares atractivos de ver, seas o no religioso.

Existe sólo una plaza comercial en la ciudad.  Tiene un pasillo de comidas, un local de videojuegos, ropa y cines. Es todo.

Pero para ir a dar la vuelta está el Jardín principal.  Ahí también suele haber puestos de todo y exposiciones.  Además está cerca el mercado, al que no pueden dejar de ir para probar las malteadas.

Como comida tradicional está la nieve de pasta, secreto de “Don Cuco”, que es la nevería más antigua y en donde siempre encontrarán este postre.

Y si son fanáticos del café y de lugares tranquilos o diferentes (como yo), les recomiendo visitar el Café de Ánda, el Café los Naranjos y el Anaconda.

Si son más de aventura, en los pueblos a la redonda de Salamanca existen campos de gotcha,  presas y ríos.

Tardaría mucho en describir todas las actividades que se pueden hacer en estos lugares. Hay muchas leyendas y lugares interesantes en Salamanca, así que mejor vengan a visitar.  Si vienen en Diciembre visiten Cárdenas, seguro escucharán hablar del nacimiento que hacemos en mi casa (que es su casa). No se preocupen, los sabrán guiar.

Texto: Shorat

Fotografías: Varias web.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: