Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Coleccionista de billetes

-Según leí que hace años la gente vivía deseando tener la mayor cantidad de papelitos rectangulares- comentó Memito a sus dos amigos.

-Sí, mi bisabuelo me enseñó uno el otro día, parece que él también llegó a estar obsesionado, le decían dinero y le ponían caritas de personajes famosos e importantes, quizás por eso le daban tanto valor- complementó Pedrito.

-No, para nada, a mí me contaron que los papelitos representaban la cantidad de oro que cada país tenía- argumentó Paquito

-¿Qué nos dijeron que era “país”?- preguntó Memito tratando de hacer memoria. -¡Ah, ya! Recuerdo la clase de historia… sí que debió ser difícil para un niño aprenderse tantos nombres en aquel entonces. Pero aún no entiendo qué tiene que ver el oro aquí ¿Hacían muchas medallas?

-No, seguro es porque les gustaban las cosas brillantes- le respondieron.

-Gente rara.

-Pero entonces quien tenía más de esos papelitos ¿Era más feliz?- se cuestionó Memito.

-Pero eso no tiene ningún sentido, yo podría tener la más grande colección de papelitos de colores con caras famosas y no por ello me sentiría más feliz que ustedes- dijo Pedrito.

-Pero es que esperen, con todo ese dinero podían comprar cuantos vehículos quisieran- les explicó Paquito.

-¿Y para qué querían comprar tantos vehículos? ¿Se los comían? O si no de qué sirve más de uno si de cualquier forma siempre se comparten.

-No, pero antiguamente las personas querían tener más y más para ellos solos, no compartían tan fácilmente como lo hacemos ahora.

-¡Bah! Ya lo dije, gente rara.

Los tres niños se quedaron pensativos hasta que Paquito agregó -Parece que nacimos en un mucho mejor tiempo ¿No creen? Ahora no tenemos que preocuparnos por todas esas cosas tontas.

Fue entonces cuando interrumpió el bisabuelo de Pedrito que desde minutos antes los escuchaba con dificultades a lo lejos:

–Así es, ustedes son afortunados de ver este hermoso mundo tan unido como lo es ahora; ya les resulta natural ayudarse mutuamente, vivir en paz sin millones de pensamientos en la cabeza,  abrazar a cualquier ser humano aunque no lo hayan visto antes, cuidar la naturaleza, amar.

-Abue ¿Quieres decir que antes no amaban?- preguntó su bisnieto incrédulo.

-Creíamos hacerlo, pero pocas personas lo demostraban, era algo muy exclusivo, solamente se daba entre familia cercana o parejas, y aún entre ellos peleaban.

-¿Y cuándo comenzó a cambiar?

-No se sabe con exactitud, pero definitivamente 2013 fue un año que jamás olvidaremos, creo que fue crucial para esta evolución.

Texto:  Alberto G. Güitrón

 

 

Anuncios

2 comentarios el “Coleccionista de billetes

  1. Víctor Reyes
    enero 16, 2013

    Una lágrima rodó por mi mejilla!

  2. Muy bueno Beto!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 10, 2013 por en Artículos, Evolución y etiquetada con , , , , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: