Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

La culpa la tiene Cupido

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso,

no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita,

 no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”,

Carta de San Pablo a los Corintios 13, 4-7.

Desde tiempos remotos, o mejor dicho, desde hace algunos ayeres, Cupido es señalado como el culpable de que nuestra historia de amor fracase. Le dicen que su “flechazo” se equivocó, o que tal vez ni siquiera está haciendo su trabajo, dejándonos a la deriva en esos asuntitos de AMOR.

Restémosle relevancia a ese personaje, que físicamente es un bebé alado, en pañal, con arco y flecha en mano. Su única culpa es seguir existiendo en la cultura popular. Así que pasemos a lo importante…

Arnold Wesker en su obra de teatro “Four seasons” entiende al amor como un proceso que pasa por su primavera, verano, otoño e invierno. Asumimos entonces que todo empieza como una guerra de pasión e intensidad que con el paso del tiempo se diluye hasta volverse monótono, y frío.

Siguiendo con lo que no digo yo, sino que lo escriben otros; En el capítulo XXI de “El Principito” se menciona que uno es responsable para siempre de lo que ha domesticado, haciendo alusión a que cualquier cosa que cosechemos o en este caso: AMEMOS, será una situación de la que perpetuamente tendremos una carga.

Cualquier desenlace que le demos a una relación, ya sea un odio inconmensurable, un rencor agobiante o una amistad pacífica, es lo que nos perseguirá al toparnos con una nueva relación amorosa. En la cual, sino estamos conscientes del pasado, seguro volveremos a vivirlo (o anhelarlo).

En ese mismo tono, Stephen Chbosky en su libro “The perks of being a wallflower” lanza la frase “Aceptamos el amor que creemos merecer”, ¿será?… ¿Será que la mayoría nos conformamos con lo que nos llega?, ¿será que pensamos que nadie más nos va a apreciar?, ¿será?… ¿Sólo volteamos para abajo y nunca vemos al frente?… ¿Tan poquito nos queremos?: Para amar a alguien más, primero debes amarte a ti mismo, dicen las malas lenguas.

Además es bueno tener en cuenta que no será un amor ideal, o… ¿realmente creemos en amores de novela o de película? ¿Por qué seguimos considerando a los “príncipes azules” y a las “medias naranjas” en la vida diaria?… Dice Woody Allen (famoso por sus películas de comedia romántica inteligente) que “sólo el amor incumplido puede ser romántico” (Vicky Cristina Barcelona, 2008).

Después de destruir todas sus esperanzas de amor verdadero, ¿Qué podría decirles?… ¿Otra frase dominguera?… Mejor voy a hablarles de amor que DURA. Un buen ejemplo son relaciones de nuestros abuelos, que se jactaban de decir que en su época cuando algo se rompía, se arreglaba, no se tiraba a la basura.

Tal amor me recuerda a “Amour”, la reciente película de Michael Haneke que está nominada a los premios de la Academia, y que sin duda es una poesía sobre dos adultos octogenarios muy enamorados; ella enferma y él tiene que hacerse cargo, ¿hasta que punto estamos dispuestos a amar?…

El amor ya se ha quedado sin definición, al igual que sin distinciones, ni sexos. Toda regla se ha roto, y sin duda estamos en una época diferente, pero sólo cambian las circunstancias, no las formas; Víctor Hugo en “Les Misérables” decía que “amar a otra persona es ver la cara de Dios”, y tiene razón. El amor, como la religión, es un acto de fe.

Al amor hay que pensarlo, y sentirlo, porque el corazón es propulsado por el cerebro. ESO, no hay que olvidarlo. Las experiencias hay que tomarlas por lo bueno, aprenderles y dejarles ir. A los nuevos amores hay que darles la mejor oportunidad, pero sobretodo, a la pasión hay que alimentarla constantemente.

Dicen por ahí, que la infidelidad no es sólo liarte con otra persona, sino también “dejar de construir donde prometiste hacerlo”. El amor nadie te lo va a explicar bien, pero queda claro que es una guerra con batallas diarias, ¿estás dispuesto a enfrentarlas?…

 

Links que te podrían interesar:

–       Capítulo XXI de “El Principito”: http://www3.sympatico.ca/gaston.ringuelet/lepetitprince/capitulo21.html

–       Tráiler de “Amour” de Michael Haneke: http://www.youtube.com/watch?v=6Tuc3zjvJU8

–       Libro digital en español “The perks to being a wallflower” de Stephen Chbosky: http://digital.gandhi.com.mx/index.php?route=product/product&ean=9788420403557

 Texto: Jahn Ramírez

Anuncios

Un comentario el “La culpa la tiene Cupido

  1. Pillín
    julio 14, 2013

    Reblogueó esto en pillinadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: