Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Ciudades y Pasiones

Las pasiones de Calvino son ciudades en palabras.

Pocos eventos provocan esa melancolía propia de quien se aleja de un lugar en que ha depositado vivencias y emociones que no se repetirán, por más que se vuelva a pisar el mismo suelo. También son pocas las narraciones que, sin ser poema o canción, pueden transmitir memorias de lugares imposibles a los que se desea volver, aunque sólo sea por medio de la lectura, dado su carácter imaginario.

Sin título

Uno de pocos autores que lograron despertar semejante fervor se llamó Italo Calvino, escritor italiano, nacido en cuba, a cuya muerte le siguió un legado literario y ensayístico de profusión, elegancia y genio incomparables. Y la narración suya que describo, sin querer y queriendo, en el primer párrafo es nada más y nada menos que su ejercicio de géneros combinados (realismo y fantasía, mas no realismo mágico), denominado “Las Ciudades Invisibles”.

Como él mismo le definiera alguna vez, se trata de un libro “poliédrico” y prácticamente abierto a todo tipo de reflexiones e interpretaciones sobre la ciudad, sus interiores, exteriores, su gente y sus problemáticas. No obstante, esto define sólo a la superficie del contenido que puede adivinarse con prestar atención al título, el cual ya persuade a la lectura con su aire de misterio e incertidumbre.

En realidad, “Las Ciudades Invisibles”, es una disección profunda de la entidad compleja que es la urbanidad y los límites que ésta trastoca. Cada episodio anuncia la llegada, o avistamiento, de una ciudad con nombre y esencia propia; enuncia el recorrido en breves palabras y culmina en una amarga despedida para continuar el viaje por lo que resta del texto. De esa forma, la lectura hace a la imaginación adentrarse en un cúmulo laberíntico de memorias fragmentadas que conducen al descubrimiento de que en cada ciudad existen elementos entrañables que sólo han de ser conquistados de manera interior, pues las ciudades invisibles son, cada una y en conjunto, las ciudades vigentes, desaparecidas y por existir.

ICPese a que los “capítulos” pueden ser entendidos como una mezcla de poemas y ensayos sobre la ciudad y sus temas complejos, el hilo conductor del argumento nos lleva a los salones de Kublai Kan, quien escucha atentamente los retratos orales que Marco Polo hace sobre lugares ricos en variedad e imaginería y que, si el último Gran Kan mongol quisiera, podría darse a la tarea de visitar para extender su domino territorial hasta los confines de la fascinación.

Sin embargo, lejos de ser una novela, poemario, colección de cuentos o, siquiera, antología de relatos; se trata simplemente de un libro, entendido desde las palabras del propio Calvino, quien dijera un día que: “Un libro es algo con un principio y un fin, es un espacio en donde el lector ha de entrar, dar vueltas, quizás perderse, pero encontrando en cierto momento una salida, o tal vez varias salidas”. De esta manera, se refiere a su propia obra, y tal vez sin quererlo, alude también a las ciudades que plantea en su obra y a las ciudades en general, como si con su comentario, su libro y las imágenes que en él nos muestra, nos expusiese una forma múltiple de observar el entorno citadino; de apreciarlo como si pudiese ser “leído”, de comprenderlo en partes y de saber que la ciudad es “memoria”, “deseo”, “signos”, “sutileza”, “intercambios”, “ojos”, “nombres”, “muerte”, “cielo”, “continuidad”, “escondrijos” y, ante todo, mujeres y pasiones.

En pocas palabras, se trata de un título que debe ser leído (y releído), pues no hay palabras, fuera de las que sus páginas contienen, capaces de describir lo que este derroche de asombro vehemente aborda. Ni lo que se experimenta al adentrarse en sus pasajes, al imaginar las calles, edificios y personas que habitan en su relato. Ni, mucho menos, la sensación que se experimenta al añorar lo que se ha dejado atrás una vez que es alcanzado el punto final, siempre suspensivo.

Texto: Bixos Castro V.
Imégenes: Varias Web

Anuncios

Un comentario el “Ciudades y Pasiones

  1. Bixos Castro V
    febrero 16, 2013

    Reblogged this on LA MARAÑA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: