Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Libertad

Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo.

Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor francés.

El hombre, las personas, los seres que hemos creado, todos estos sistemas para explicar, para nombrar y describir, también hemos condenado a lo intangible, a los anhelos, y sobre todo al terminar de nombrarlos, hemos tratado después de alejarnos de todo ello, y de buscar una libertad…

Libertad te lleva directamente a pensarte preso, ¿por qué?, ¿Quién si no pensaría en la libertad?

Y es que realmente quién puede sentirse libre, todos los que luchan por la libertad terminan presos de su anhelo, obsesionados, y peor aun, cuando comparten este sueño con personas que necesitan uno, o algo que hacer, que no se saben conducir por ellas mismas, entonces la sangre cae, para quedar en un vació y un nuevo ciclo comienza, pero solo eso.

No sabemos manejar nuestras propias cuerdas, no se sí sea la cultura de este país, sería la explicación más fácil, para no culparnos a  nosotros mismos, pero la verdad es que ni siquiera sabemos cómo queremos actuar, muchas personas que conozco prefieren encerrarse en un edificio con muchas personas que gritan y se  embriagan para sentirse libres, ¡bendita relatividad! Miles de personas que no caben en un solo edificio, tan apretadas que incluso sus movimientos se ven bastante esforzados, a puerta cerrada, y escuchas a muchos que dicen que se sienten ¿libres?

La libertad es una de esas cosas intangibles que mencioné arriba, es como prima lejana del ratón de los dientes, una idea que hace feliz al ser humano, lo hace creer y querer verla o mucho mejor, alcanzarla, pero en realidad no saben cómo hacerlo y sí lo saben le temen.

Por eso quice iniciar mi texto con esa frase de Voltaire, incongruencias o relatividades humanas, simples contradicciones de ideas, queremos libertad pero nos asusta ser libres, si alguien nos da la libertad buscamos a alguien que nos vuelva a encerrar, pero eso sí, pedimos jaulas muy caras, pero las pedimos, porque al vernos solos y libres lo único que notamos es que estamos “solos” y eso no es “Natural”, pero yo siempre me he preguntado y las personas que nunca han querido estar solas, ¿en verdad se conocen?.

Si yo te pusiera solo en estos momentos, y te dijera, crea un mundo libre… ¿le pondrías etiquetas a las cosas?, ¿me pedirías compañía?, ¿ te atreverías a salir del lugar en donde te puse?, o ¿ esperarías mis instrucciones descritas por pasos de lo que tienes que hacer?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en marzo 22, 2013 por en Artículos, Libertad y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: