Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Responsable, a veces

“Obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles con la permanencia de una vida humana auténtica en la Tierra”. Dicho imperativo se conoce como el principio de responsabilidad.”

 Imperativo categórico kantiano

 responsabilidad

Si lo vemos de este modo sin duda alguna la responsabilidad y las decisiones tomadas sin duda pesan, se ve como una amenaza latente a nuestro propio ser actuar, además permanente y constante en nuestras vidas.

La responsabilidad es directamente proporcional a la magnitud de tus actos, y para muchos hermanos mayores o padres se refleja no solo en actos si no en personas, en algo físico de lo cual eres responsable,  “te lo encargan”,  lo cual a mi escasa edad de diez años empecé a tomar conciencia al escuchar una plática entre mis tías, que centralmente se basaba en que no pueden dejarle a una niña una responsabilidad que no le corresponde, en esas simples oraciones se me vino de golpe, este simple detalle, “dejar la responsabilidad”.

Fue glorioso ver a la responsabilidad como un objeto fuera de mí, manipulable y lo mejor de todo, con la posibilidad de adjudicarlo a alguien más siempre y cuando tengas un bien fundamento verbal para convencer a los observadores que era de aquel desde un principio, claro que no fue tan inmediato el conocimiento y las conclusiones para ello, sin embargo aprendí como “manejar la responsabilidad”, era una especie de responsabilidad selectiva que perfeccioné en la adolescencia.

Es decir, es cuestión también de inteligencia emocional,  es decir mi responsabilidad como persona es ser moralmente y socialmente en lo entendible como “buena”, por lo tanto, si yo voy a clase pero, los maestros me hacen no ir a clase o ellos no llegan entonces es su responsabilidad no la mía, ¿verdad?, por lo tanto si un maestro falta o comete un error es su responsabilidad redituarme, así es como me pase la secundaría sin ir a la escuela, aprendí que en realidad las prioridades educativas como todo es más importante la escuela y les da igual si un estudiante aprende o no, a pesar de ser su responsabilidad, ya que mientras ganara premios en concursos regionales para la escuela daba igual si entraba o no a clases, entonces fui aprendiendo que la responsabilidad también es una moneda de la moral social, solo tienes que saberla manejar.

En conclusión, la responsabilidad es algo que todos tenemos pero siempre va pesar sobre el más grande, siempre hay alguien a quien hacer responsable y es cuestión como todo lo moral aparentar y saberlo manejar.

Hasta en las palabras dicen por allí, que somos responsables de lo que decimos no de lo que la gente entienda, lo cual nos hace libres de escribir y si alguien se ofende es responsabilidad de él por adueñarse de la ofensa.

Todos sabemos que al final si hacemos algo realmente grave e irreversible nos vamos a tener que enfrentar a las consecuencias, pero nunca aceptaremos ser totalmente responsables, porque siempre tendremos a un antecesor con el cual podamos compartir o darle un poco de lo que era nuestra responsabilidad, es por eso que casi todos hablan de cuanto puede llegar a pesar pero a nadie lo vemos sufriendo.

Texto: Shorat
Imagen:  Varias web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 22, 2013 por en Artículos, Responsabilidad y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: