Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Así, “Magifique” sin la “n”

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario - Fotografo Arturo Lavin (2)

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario – Fotografo Arturo Lavin (2)

Malandain Ballet Biarritz vino a alejar de nuestras mentes las imágenes que Disney nos creó desde décadas atrás con las suites de Tchaikovsky para entonces redescubrir y reinterpretar el “Cascanueces”, “La bella durmiente del bosque” y “El lago de los cisnes”.

El Teatro del Bicentenario fue el honroso recinto que recibió en León a la compañía de ballet francesa dirigida por Thierry Maladain para su presentación “Magifique”, misma que agotó entradas a último momento.

Música y danza romántica con un toque contemporáneo es lo que ofrece “Magifique” desde su primera presentación en 2009.

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario - Fotografo Arturo Lavin (15)

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario – Fotografo Arturo Lavin (15)

Así, “Magifique” sin la “n”, porque la mezcla de todos los elementos en escena hacen de este espectáculo algo más que magnífico.

El peinado y el maquillaje eran discretos, sus vestuarios (a cargo de Jorge Gallardo y confeccionados por Véronique Murat) la mayoría del tiempo fueron leotardo color dorado que se confundían con la piel de los 22 bailarines, entre los que se encontraba la tapatía Patricia Velázquez, que forma parte de Mandalain Ballet Biarritz desde el 2012.

Cada movimiento y paso de la coreografía iba acompañado de una actuación sencilla y creíble, porque Thierry Malandain no se alejó del todo a las historias que Tchaikovsky revivió con música.

Primero en “La bella durmiente del bosque” se dieron los momentos más románticos de la hora y media que duró “Magifique”, tanto que una mujer sin brazos conquistó a su compañero de baile.

Después, el famoso “Pas de Quatre” de “El Lago de los cisnes” fue interpretado por hombres, que más allá de una parodia ridícula le dieron un sentido estéticamente cómico, hermoso.

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario - Fotografo Arturo Lavin (7)

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario – Fotografo Arturo Lavin (7)

Para finalizar el “Cascanueces” regaló un baile burgués y amoroso, donde algunas parejas bailaban lento y abrazadas, otras más estéticas y ensayadas marcaban pasos complicados, y en alguna otra se veía a la mujer que guiaba y cargaba al hombre, quitándole la seriedad y estereotipo al momento.

“Magifique” no usa escenografía boscosoa y mística, simplemente mágica: cajas rectangulares cubiertas con espejos y barras para el estiramiento del ballet, fueron todo lo que necesitaron los bailarines durante el espectáculo.

No había necesidad de tutús esponjosos, ningún bailarín titubeó al momento de pararse en puntas, de estirar un brazo, o de levantar una de sus piernas desnudas hasta su cabeza. Todos dieron lo mejor de sí, se lucieron, y no lo puedo decir ciencia cierta pero parecían disfrutarlo.

Fue una coreografía romántica, juguetona y coqueta desde el principio y en todo aspecto, desde el movimiento de caderas de las mujeres, la camaradería de los hombres al bailar en pareja, hasta los gritos unísonos del todo el elenco en algunos momentos.

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario - Fotografo Arturo Lavin (11)

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario – Fotografo Arturo Lavin (11)

La verdad, una coreógrafia espectacular en su ingenio, adaptación y originalidad, y unos intérpretes tan preparados que no dan pie a ninguna crítica. “Magifique” bello y emotivo como para quedarse sin palabras y sólo sonreír.

Mil 595 personas aplaudieron entre escena y escena cuanto tiempo les dejaba el silencio, pero antes del la caída del telón sólo pocos animados se levantaron de sus butacas para felicitarlos de pie.

Lo único negativo de toda esta espectacularidad es que ésta fue la única presentación de Malandain Ballet Biarritz con “Magifique”  en el Bicentenario y que no invitaron al after en el Blu restaurant-bar-experimental (Madero #849).

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario - Fotografo Arturo Lavin (17)

Magifique (c) 2013 Teatro del Bicentenario – Fotografo Arturo Lavin (17)

Texto: Tania Pérez
Fotografías: Cortesía Teatro del Bicentenario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: