Disonancia

Por el gusto de hacer, ver y sentir diferente

Conoce al ave que salvó el maíz

pájaroEntre la oscuridad del escenario y el ruido del público, salió una mujer vestida de rojo casi imperceptible para sentarse en una de las tres tarimas que formaban parte de la escenografía. Ahí permaneció sin movimiento alguno hasta que una voz dijo “Tercera llamada, principiamos”.

Con algo parecido a una jarana, la mujer de rojo (Norma Torres) comenzó con el espectáculo al cantar y tocar su instrumento. Poco tiempo pasó cuando dos mujeres más entraron a la luz con cestos y cucharones.
Dos damas de negro, con faldas largas y trenzas con listones cocinaban pozole, hacían tortillas y contaban los tamales, todo como ofrenda para los aluxes.

Los aluxes pertenecen a la creencia maya de seres más allá de lo terrenal que suelen hacer travesuras a los campesinos, pero que al mismo tiempo tienen la facultad de cuidar sus tierras y sembradíos.

Por eso, Anick Pérez y Pilar Cerecedo, se esmeraban en preparar la comida para que los aluxes las ayuden a que sus milpas no mueran, porque si no, ¿qué haremos sin maíz?

Mientras esperaban que el pozole estuviera listo para la ofrenda, los aluxes comienzan a desesperarse y deciden entretenerlos con un cuento, “El Pájaro Dziú”.

Ayudándose con los cestos, rebosos, y cucharones, ambas cocineras actúan y narran la historia de un alux miedoso que toma valor para salvar la cosecha gracias al apoyo de sus amigos.

pájaro2Con piernas temblorosas y voz que se quebranta fácil, el pequeño alux enfrenta al dios Chaac (deidad del agua) para que ayude a la comunidad que depende del maíz.

Sin una sencilla solución, el dios Chaac decide quemar todo lo sembrado para que las tierras se vuelvan fértiles de nuevo, pero antes, es tarea de alux salvar las semillas de las plantas para poder sembrarlas otra vez.

Con un plan ingenioso, alux pide ayuda de las aves para sacar de las tierras las semillas del tomate y el café, pero su amigo, el Pájaro Dziú, es el encargado de la semilla más importante, la semilla del maíz.

Con muchas trabas en el camino, el Pájaro Dziú tarda en encontrar una milpa sana y bella de la que pueda recolectar la semilla correcta.

El fuego que prometió el dios Chaac comienza a quemar toda planta viva, y la semilla del maíz sigue perdida, el valiente Pájaro Dziú vuela entre las llamas con sus alas naranjas hechas con un reboso y … aún tenemos tortillas, tamales y pozole.

Con producción de alta creatividad y calidad, la primera presentación de “El Pájaro Dziú” en el Teatro Estudio del Teatro del Bicentenario fue un éxito total, se notaba por la sala abarrotada, las exclamaciones de risa y preocupación se escucharon durante los 50 minutos de espectáculo, y los cometarios en el loby del Teatro eran de maravilla y satisfacción.

Este sábado 13 de julio hay aún tres funciones más, a las 11:00, 13:00 y 17:00 horas; quedan pocos boletos, todos con un costo de 100 pesos.

Esta función es una obra catalogada como “teatro para niños”, pero la leyenda maya, la calidad de la presentación y la moraleja de la historia es sin duda es para todo público.
pájaro3

Texto: Tania Pérez
Fotografías: Cortesía del Teatro del Bicentenario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 13, 2013 por en Actualidad, Actualidad, Eventos, León, Música.
A %d blogueros les gusta esto: